fbpx

Siete años del SNAP

Trece áreas protegidas; un plan estratégico definido para el 2015-2020; dos planes de manejo oficialmente aprobados y seis en avanzado proceso de elaboración; 140.000 visitantes al año; órganos para la gobernanza del Sistema y las áreas; directrices para la planificación y la gestión; más de 40 guardaparques con acreditación de saberes y un Reglamento del Cuerpo Nacional de Guardaparques a la espera de su aprobación oficial; programas de formación específica en UTU y UDELAR; 2.500 escolares participando en actividades de educación ambiental en áreas protegidas; centros de interpretación para visitantes, cartelería y señalización, senderos; y la primera lista de especies prioritarias para la conservación para el país consensuada y publicada. Así podría definirse una primera lista de logros de estos siete primeros años del SNAP.

Siete años después de la puesta en marcha del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP), con el ingreso del Paisaje Protegido Quebrada de los Cuervos, el 29 de setiembre de 2008, Uruguay cuenta con trece áreas para la conservación de los valores naturales y culturales del país.

Durante este periodo el SNAP se ha transformado en una herramienta fundamental para conciliar el cuidado del ambiente -en particular de la diversidad de paisajes, ecosistemas, especies y elementos culturales- con el desarrollo económico y social del país, apostando a generar oportunidades para las comunidades locales y la sociedad en su conjunto a través de la recreación, el turismo, la educación, la investigación y el desarrollo de actividades productivas compatibles con la conservación.

En este sentido, se han aprobado planes de manejo para dos de sus áreas, se trabaja en la oficialización de otros dos, y cuatro de ellos se encuentran en proceso de elaboración, en coordinación con los diversos actores locales y nacionales. Para esto, se integraron y pusieron a funcionar los órganos de gobernanza previstos en la legislación, como la Comisión Nacional Asesora de Áreas Protegidas, y las Comisiones Asesoras Específicas de Áreas Protegidas integradas por delegados de instituciones y organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil.

Superficie  protegida

El conjunto del territorio bajo distintas formas de protección de la biodiversidad (ecosistemas y espacios protegidos en el marco de convenios internacionales y áreas protegidas bajo diversas normas nacionales y departamentales) se ubica en el entorno del  8% de la superficie terrestre y marina del país. A su vez, en el espacio marino se aplican otras formas de protección enfocadas en el cuidado de los recursos pesqueros.

La superficie terrestre bajo protección del SNAP, con 13 áreas ingresadas, es hoy de 266.914  hectáreas, incluyendo las superficies: terrestre y marina, alcanzando al 0,84 % del territorio.  A pesar de la baja cobertura de superficie en áreas protegidas del SNAP en el territorio nacional, el porcentaje de paisajes representados supera el 70% del total del país, y el porcentaje de ecosistemas y especies prioritarias para la conservación amenazadas, representados supera el 30% del total. Vale decir que, con un Sistema todavía pequeño, la representación de elementos significativos es alta. Eso es producto de un trabajo que se hace con criterios científicos y metodologías modernas y adecuadas.

Las trece áreas que conforman el SNAP son el Paisaje Protegido Quebrada de los Cuervos (Treinta y Tres), Parque Nacional Esteros de Farrapos e Islas del Río Uruguay (Río Negro), Parque Nacional Cabo Polonio, Paisaje Protegido Laguna de Rocha, el Parque Nacional San Miguel y Área de manejo de hábitat/especies Cerro Verde e Islas de La Coronilla (estas cuatro en Rocha), Área de Manejo de Hábitats y/o Especies Laguna Garzón (Maldonado - Rocha), Paisaje Protegido Valle del Lunarejo (Rivera), Paisaje Protegido Localidad Rupestre de Chamangá y Monumento Natural Grutas del Palacio (estas dos en Flores), Área Protegida con Recursos Manejados Montes del Queguay (Paysandú), Área de manejo de hábitat/especies Rincón de Franquía (Artigas) y el Área Protegida con Recursos Manejados Humedales de Santa Lucía (Canelones, Montevideo, San José).

Todas estas áreas protegidas son territorios con gente. Personas viviendo, produciendo y usando esos espacios de forma especialmente cuidadosa para contribuir a la conservación de sus valores naturales y culturales a largo plazo. Personas aprendiendo y enseñando a usar y disfrutar el territorio bajo modalidades más amigables con el ambiente.

La pionera: Paisaje Protegido Quebrada de los Cuervos

El último año estuvo marcado por mejoras en la infraestructura de la primera área del SNAP. Se construyó un sendero del pastizal de fácil acceso que permite apreciar la experiencia de un terreno que ha evolucionado sin la presencia de ganado.

Por otro lado, se realizó el primero de una serie de monitoreos para determinar la conservación de los objetos focales del área: el estado de los elementos de la biodiversidad que el Paisaje Protegido Quebrada de los Cuervos se ha propuesto conservar y brindar información a los diferentes actores del área para un manejo más efectivo.

A su vez, en esta misma línea de acción se trabaja junto a otras instituciones (MGAP, INC. INIA, IPA) con productores ganaderos del área y su zona adyacente, para la implementación del Programa Ganadero. Estas actuaciones incluyen el predio bajo gestión colectiva de la Cooperativa Quebrada de los Cuervos, en la recientemente creada Colonia Rubén Lena (Instituto Nacional de Colonización).

En educación ambiental, el agrupamiento escolar trabajó sobre el tema de frutales nativos. El área recibió la visita de investigadores jóvenes de clubes de ciencias de Treinta y Tres y se realizó una actividad de educación y sensibilización: El cielo de la Quebrada es paisaje protegido.

Martes, 29 Septiembre 2015 11:59