fbpx

Ciudades en Hábitat de calidad

Las ciudades concentran gran parte de nuestra población, promover un hábitat de calidad a sus ciudadanos ha sido uno de los grandes desafíos de la política pública en materia de ordenamiento territorial de nuestro país.

El desarrollo de la vida humana siempre transforma el territorio. La población necesita entre muchas otras cosas: casas para vivir, escuelas para educarse, policlínicas para cuidar su salud, alimentos para comer, energía para desarrollar muchas de sus actividades, calles para transitar, espacios para el reencuentro y la recreación. A su vez, la ciudadanía tiene el derecho a que todas estas condiciones estén dadas dentro de un hábitat saludable.

¿Cuáles son algunas de las estrategias que se implementaron para desarrollar mejores ciudades en hábitat de calidad?

En los últimos años la planificación territorial en nuestro país comenzó a ocupar un mayor protagonismo dentro de las políticas públicas. El Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MOVMTA), a través de la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial (DINOT) ha trabajado en conjunto con las diecinueve intendencias en la implementación de políticas vinculadas al ordenamiento territorial.

Entre los objetivos que el Gobierno Nacional y los gobiernos departamentales se trazaron, se establecieron criterios para mejorar la calidad de vida y proporcionar un hábitat adecuado a los pobladores que viven en las ciudades y centros poblados de nuestro territorio. Aprovechar al máximo las virtudes que cada espacio natural o construido tienen y cubrir las necesidades de la población, donde se garantice el acceso a la vivienda, a los equipamientos existentes y a los servicios públicos en un ambiente de calidad, son pilares de la planificación territorial de nuestro país.

A través de la elaboración de múltiples programas, proyectos e instrumentos de ordenamiento territorial y desarrollo sostenible se avanzó en el cumplimiento de estos y otros objetivos que persigue el ordenamiento territorial. Estos promueven diversas modificaciones en la forma de organización de las ciudades y sus alrededores y convierten a muchas dificultades que se presentan en nuestro territorio en oportunidades.

Algunas oportunidades que brinda la planificación

Varias de nuestras ciudades miran hacia un río, sus alrededores pueden ser zonas inundables, ya que los ríos naturalmente tienen períodos de crecimiento y desborde que el suelo no siempre puede absorber. Si en esas zonas existen viviendas o edificios que proporcionan servicios esenciales corren el riesgo de sufrir inundaciones convirtiéndose el río en un problema.

La política de ordenamiento territorial de nuestro país hoy prohíbe las construcciones en zonas inundables. En muchas de estas ciudades se propuso aprovechar las virtudes paisajísticas del río para generar espacios públicos que propicien el encuentro y la recreación de sus pobladores. De esta forma un río puede dejar de ser un problema y convertirse en un lugar que proporciona identidad, disfrute e intercambio social.

Otra de las definiciones que se han tomado es la de densificar las zonas centrales y consolidadas de las ciudades y evitar su expansión. La detención de esta expansión además de proteger el suelo productivo rural como recurso escaso, también beneficia a la población. Al densificar los espacios vacíos de las zonas centrales se genera mayor heterogeneidad e inclusión de la población, a su vez se aprovechan mejor las infraestructuras ya existentes y los servicios instalados y gracias a que se acortan las distancias, las personas recuperan el tiempo que se pierde debido a los largos traslados innecesarios.

Asimismo, en varios planes establecieron áreas de acuerdo a sus usos. En estas áreas se determinaron algunos criterios para mejorar su funcionamiento. La exclusión de la entrada de camiones o limitar los horarios de su circulación donde transitan muchos peatones, es un ejemplo del tipo de decisiones que se tomó en algunas áreas. De esta forma, se brinda mayor seguridad a la población, debido a la menor probabilidad de accidentes y se generan otros beneficios ambientales como lo es la disminución de la contaminación acústica.

Estos son algunos de los ejemplos que muestran la importancia que tiene la planificación del territorio a la hora de guiar su transformación en beneficio de mejorar la vida de las personas.

Miércoles, 30 Septiembre 2015 11:48