Conectados

Conectados Conectados

Luego de un prolongado proceso de debate sobre la forma de conexión vial, el desarrollo territorial y la protección ambiental, que involucró una multiplicidad de actores locales y nacionales, y después de más de un año de obra, se habilitó para el tránsito vehicular y peatonal el puente sobre la Laguna Garzón.

Esta estructura, que une los departamentos de Maldonado y Rocha por la ruta más próxima a la costa, tiene como objetivo mejorar las condiciones de circulación, en un entorno de alto valor ecológico y paisajístico, que forma parte del Área de Manejo de Hábitats y/o Especies Laguna Garzón, integrada desde 2014 al Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Uruguay (SNAP).

Para el sub secretario del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma), Jorge Rucks “esta obra es fruto del esfuerzo de muchas instituciones y un ejemplo de compatibilidad entre el desarrollo y el cuidado del medio ambiente”.

El proceso de diseño, construcción y uso del puente implicó desafíos relacionados con las transformaciones territoriales -la conexión hasta ahora se realizaba a través de balsas-, y la conservación y puesta en valor de este espacio significativo y frágil en cuanto a su relevancia ecosistémica y paisajística. La Resolución Ministerial 07/2013, del 8 de enero de 2013, expresa que la autorización del puente se concede “sujeta al estricto cumplimiento de compromisos y condiciones entre los que se indica la implementación un plan de uso en consonancia con los objetivos de conservación y criterios de manejo del área protegida Laguna Garzón”.

La construcción del puente y la resolución de ingreso del área al SNAP, incorporó la participación de los diversos actores, con una fuerte impronta técnica, para integrar la propuesta de infraestructura vial con los temas de ordenamiento del territorio, desarrollo y conservación del ambiente. El esfuerzo implicó la articulación del proyecto vial con los instrumentos de ordenamiento territorial desarrollados por las intendencias de Maldonado y Rocha, y la incorporación del área al Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

El desarrollo hacia el Este deberá seguir un nuevo modelo en el uso del territorio para proteger los valores de una costa excepcional y áreas claves como la Laguna de Rocha. El gobierno departamental de Rocha ha definido en el plan entre ambas lagunas ese esfuerzo de protección necesario, y se seguirá apoyando esa política desde el gobierno central. Las condiciones del desarrollo de la Ruta 10 por la costa ha sido parte de los requisitos puestos para la aprobación ambiental de este puente, transformándola en una ruta de disfrute turístico y escénico.

La Laguna Garzón es parte de un extenso sistema de lagunas de la costa atlántica del Cono Sur, siendo unos de los ecosistemas de alta significación de nuestro país. Gracias a la conectividad de la laguna con el océano Atlántico, presenta un mosaico de ambientes singulares de elevado valor paisajístico y patrimonial en un espacio territorial pequeño y una gran diversidad de fauna y flora asociada a esos ambientes.

El área protegida abarca 9.596 hectáreas de superficie terrestre y 27.332 hectáreas de superficie marina. El cuerpo de la laguna representa un espejo de agua de 1.750 hectáreas, que se comunican con el océano por una barra de arena que se abre periódicamente.

Desde su ingreso al SNAP, se trabaja entre el MVOTMA, los gobiernos departamentales de Maldonado y Rocha, y otras instituciones, en la definición de la modalidad de administración del área. Los pasos necesarios para la elaboración del plan de manejo; los primeros acuerdos para la gestión, y la conformación de una comisión asesora específica con representantes locales y gubernamentales.

Miércoles, 23 Diciembre 2015 11:13