fbpx

Covimanga: de asentamiento a cooperativa

Covimanga: de asentamiento a cooperativa Covimanga: de asentamiento a cooperativa

Familias del barrio Manga firmaron un contrato con la institución financiera dueña del terreno para concretar la compra del predio.

Este espacio comenzó a ocuparse por familias de la zona, quienes construyeron su vivienda precaria en el lugar. Como la mayoría de las familias que habitan el asentamiento, Valeria Hernández llegó a estas tierras ubicadas en Manga en plena crisis del 2002, sin trabajo, con cuatro niños chicos y sin posibilidades de pagar un alquiler. Compró un fraccionamiento de tierra a una persona que no era la dueña, y levantó un ranchito de chapa, madera y nylon, con piso de hormigón y sin baño, que con mucho trabajo y sacrificio, fue construyendo con material.

En 2011, el asentamiento conformado por 208 familias recibió un cedulón que avisaba del remate judicial de esas tierras, pertenecientes al banco BBVA desde que habían sido embargadas a los antiguos propietarios a raíz de una deuda.

Tras la movilización de algunos vecinos y la intermediación de la Junta Departamental de Montevideo, se logró frenar el remate y buscar alternativas al desalojo de las familias. Con la idea de regularizar la situación y acceder a comprar y titular las tierras, el 19 de abril de 2015 se conformó la cooperativa Covimanga.

Valeria Hernández, hoy presidente de la cooperativa, destaca las dificultades que han tenido y siguen teniendo, aunque se llena de orgullo cuando cuenta los logros que ya han alcanzado. Tras negociar los predios y la hipoteca con el BBVA, el pasado 25 de octubre firmaron la cesión de créditos, y a partir de eso comienza el trabajo para poder rematar los padrones y escriturar las tierras a nombre de la cooperativa. "Covimanga tiene el beneficio -por ser un lugar que está ocupado por más de 200 familias- de pagar esta hipoteca y posterior escritura en 72 cuotas fijas de aproximadamente 80 mil pesos durante 6 años, sin reajustes de ningún tipo. Si nos sumáramos todas las familias no llegaríamos a pagar 600 pesos mensuales. Con los 124 socios que estamos hoy comprometidos en esto -de los cuales sólo 50 están al día- estamos hablando de unos 1.900 pesos mensuales. Entonces tenemos mucho trabajo por delante para trabajar con los vecinos que no quieren ser parte", señala.

Graciela Villar, presidente de la Junta Departamental de Montevideo, felicitó a los vecinos de Covimanga por su capacidad de organización y movilización para hacer frente a la situación. "Hay mucha gente especulando con la pobreza y con la tierra en Montevideo. Si acá no hubiéramos tenido los esfuerzos conjuntos para un remate judicial sin que ustedes fueran los primeros apostantes, es probable que pudiera haber aparecido cualquier lucrador, al mismo estilo del que les vendió los predios sin tener un título de propiedad. Abunda gente con plata que después quiere extorsionar al Estado. Ustedes se pararon, se organizaron, son una cooperativa, no podemos dejar un minuto de hacer el esfuerzo de integrar a la cooperativa a cada uno de quienes habitan este terreno".

Para Cecilia Cairo, coordinadora del Programa de Mejoramiento de Barrios del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y ex edila departamental, no existe en este país otro caso igual. "Los bancos están para recuperar capital, esa es su función. Y sin embargo, vuestra organización permitió que eso cambiara y que de alguna manera el banco se sentara a conversar con ustedes. No es poca cosa. Es un caso único en el país, donde vecinos se pusieron porfiadamente, decididos, a que se iban a sentar a negociar esa deuda con un banco español, y que iban a firmar. Y se logró. Porque sólo la organización de los vecinos logra esas cosas".

Por su parte, el director nacional de Vivienda, Salvador Schelotto, manifestó la voluntad del Mvorma de acompañar el proceso y trabajar conjuntamente para cumplir los compromisos asumidos.

Valeria Hernández señaló que Covimanga ya cuenta con el agua y la luz regularizada, y que para 2018 se empezaría a trabajar en el saneamiento, previendo que para 2021 podría quedar pronta la conexión. "Un pueblo que no tiene memoria está condenado a repetir la historia; yo tengo memoria y no voy a repetir la historia que me trajo a este lugar, y voy a trabajar incansablemente para que esto llegue a buen puerto", remató.

Lunes, 06 Noviembre 2017 13:40