fbpx

El Mvotma viene avanzando en sus metas para el acceso y la permanencia en la vivienda

El director Nacional de Vivienda Salvador Schelotto habló en entrevista radial sobre la propuesta de ley de sistema de subsidios a la vivienda, actualmente en consideración en el parlamento y que cuenta con aprobación en la Cámara de diputados, los planes y programas de acceso a la vivienda del Ministerio y su estado de ejecución en el marco del Plan Quinquenal de Vivienda 2015 – 2019.

Schelotto explicó “El proyecto de ley en estudio trata sobre el otorgamiento de un subsidio teniendo en cuenta las características socioeconómicas de la familia. Se busca centrar el apoyo del Fondo Nacional de Vivienda y la política de vivienda en la familia y no el objeto material. Esto es un cambio muy importante, un cambio conceptual en cuanto a la aplicación de los recursos”. Y agregó que se trata de una decisión consistente con las políticas que los gobiernos del Frente Amplio impulsaron a partir de 2005: “Tradicionalmente se subsidiaba básicamente la oferta, a través del empresario o el promotor inmobiliario. Por medio de los recursos públicos se buscaba abaratar el costo de la vivienda bajando el precio del bien. Con este cambio se busca subsidiar la demanda, la familia o el grupo que accede a una opción de vivienda, que recibe un apoyo del Estado para complementar de alguna manera sus posibilidades. Por eso se llama subsidio a la demanda y no está centrado en la vivienda como objeto material, sino en el subsidio a la familia para pagar la cuota”.

En forma complementaria, recientemente, el Mvotma implementó un nuevo esquema para los ingresos máximos del núcleo familiar para acceder a los programas de vivienda. Las familias numerosas que antes tenían un tope de 60 UR de ingresos para aspirar a una vivienda en el marco de los programas del MVOTMA ahora tienen un tope de hasta 96 UR, dependiendo de la cantidad de integrantes del núcleo familiar, por lo cual más familias y más personas tienen actualmente más posibilidad de acceder a los programas del Ministerio. Se mantiene el criterio que cada núcleo familiar que accede a una vivienda en sus distintas modalidades paga una cuota mensual relacionada con la cantidad de integrantes de la familia y su nivel de ingreso, procurando no afectar un porcentaje que supere el 25% de los ingresos líquidos.

Schelotto señaló que este porcentaje máximo de afectación del ingreso familiar pretende favorecer la permanencia de las familias en las viviendas. Los préstamos hipotecarios se amortizan en plazos muy largos y en esos plazos las familias varían en su integración y su situación laboral y económica, por lo que se busca consolidar al núcleo en su vivienda. En este sentido, el subsidio otorgado a quien lo necesite, se revisa en forma periódica, teniendo en cuenta estos cambios que sufre el grupo familiar a lo largo del tiempo.

En relación a las diferentes formas de acceso a la vivienda, el Director Nacional de Vivienda destacó que en nuestro país está cambiando la percepción con respecto a la opción del alquiler. El mercado de alquileres se ha expandido y el Ministerio a través de sus programas de garantía de alquiler ha hecho su aporte para que esta solución de vivienda sea considerada. “Estamos llegando a casi 10.000 contratos firmados con garantías facilitadas por el Ministerio, lo cual es muy importante, porque estamos hablando de 10.000 núcleos familiares que de no existir ese programa no hubieran accedido a una garantía para entrar en el mercado formal porque el costo de la garantía o por la modalidad de sus ingresos no les permitía tenerla”, señaló. Este programa, que está abierto en forma permanente, apunta en especial a algunos grupos sociales y tipos de familias y perfil de ingresos, como los jóvenes, los jubilados y los hogares unipersonales que no acceden a otros programas públicos o privados.

Además de esta opción, Schelotto recordó que existen otros programas que funcionan a través de llamados abiertos. Es el caso de los programas Compra de vivienda nueva y la modalidad de Alquiler con opción a compra, que en ocasiones se aplican a un mismo complejo de viviendas. En este último caso la familia puede acceder al programa sin contar con ahorro previo, teniendo capacidad de pago de la cuota.
Cabe destacar que el Ministerio contará con unos 40 proyectos de vivienda nueva en obra simultáneamente en todo el país en el próximo año.
Otra línea es la compra de vivienda en el mercado (usada o nueva), en el cual se vincula un stock existente con una familia que necesita una solución de vivienda, donde el Ministerio actúa como facilitador y financiador. Para inscribirse a este programa no se exige tener menores a cargo o personas con discapacidad.

El programa de Autoconstrucción en terreno propio es otra de las opciones a disposición de la población que actualmente tiene unas 600 viviendas en obras en diferentes departamentos y localidades.

Por último, en relación a las cooperativas Schelotto destacó que durante este período de gobierno se prevé la construcción de más 10.000 viviendas bajo esta modalidad. En este momento hay 6.500 viviendas en simultáneamente en obra en todo el país, nucleadas en unas 170 cooperativas, ubicadas mayoritariamente en los departamentos del interior del país. Se trata del mayor número de unidades de vivienda construidos en un período de gobierno bajo esta modalidad.

El Plan Quinquenal de Vivienda 2015-2019, aprobado por ley, prevé ejecutar unas 88.500 soluciones de vivienda a través de los distintos programas e instrumentos de las instituciones que conforman el Sistema Público, mediante un abanico de planes y programas que apuntan a cumplir esta meta.

Viernes, 17 Noviembre 2017 16:55