fbpx

Uruguay participa activamente en la lucha contra la desertificación

Uruguay participa activamente en la lucha contra la desertificación Uruguay participa activamente en la lucha contra la desertificación

El Mvotma avanza y articula los esfuerzos nacionales para lucha contra la desertificación del suelo.

El combate contra la degradación de la tierra y la pérdida de su capacidad productiva, como consecuencia de diversos factores incluyendo el cambio climático, es uno de los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) asumidos por nuestro país en el marco de la Agenda 2030 de la ONU.

Entre los días 9 y 12 de abril, el asesor del director Nacional de Ordenamiento Territorial, Alfredo Blum y la jefa del Departamento Información y Documentación Territorial de la Dinot, Ana Álvarez, participaron de la capacitación de cara a la presentación del informe nacional a la Convención de las Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación.

Dicha capacitación permitirá a Uruguay contar con todas las herramientas de gestión necesarias para la elaboración del informe de metas nacionales y el reporte de las acciones que nuestro país viene realizando y proyecta implementar al respecto.

En la actividad, que contó con la presencia de más de 50 técnicos de 20 países de América Latina y el Caribe, los representantes de la Dinot presentaron los avances del informe nacional que Uruguay presentará a la Convención.

Entre las recomendaciones se plantea instrumentar acciones para prevenir, evitar o minimizar la degradación a través de la planificación en el uso de la tierra así como su manejo sostenible y la posibilidad de rehabilitar o restaurar tierras degradadas.

Además se propone destacar los planes de uso y manejo del suelo que tienen como objetivo la utilización en función de su capacidad, teniendo en cuenta factores como el tipo del suelo del predio, las prácticas de manejo, la secuencia de cultivos y la erosión estimada tolerable.

Sobre la degradación

A menudo la degradación de las tierras es causada por acciones humanas, viéndose exacerbada por procesos naturales como el cambio climático. Cerca del 25 % de la superficie cultivable global se considera degradada; aproximadamente 12 millones de hectáreas se suman cada año al área total de tierra degradada. Los costos económicos de la degradación de las tierras se estiman en 490 mil millones de dólares anuales, lo que constituye un 6% del producto interno bruto derivado de la agricultura a nivel mundial

Viernes, 13 Abril 2018 15:47