fbpx

2 de febrero, Día de los Humedales: donde la tierra y el mar se encuentran

El próximo 2 de Febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales y creemos que es una buena ocasión para recordar por qué es importante conocer y cuidar estos ecosistemas.

Todas las formas de vida conocidas contienen agua y dependen de ella para prosperar. Desde el espacio exterior, la Tierra se aprecia como un mosaico de azules y verdes, azul por el agua, y verde por la vegetación. Los humedales son comunidades ecológicas que ocurren donde el verde y el azul se encuentran. Incluyen, entre otros, ríos y arroyos, pantanos, esteros y lagunas. Como hábitats, son de los más productivos de nuestro planeta y en su interior podemos encontrar múltiples formas de vida.

Los humedales siempre han ejercido una gran influencia en los seres humanos y sus formas de vida. Todas las civilizaciones antiguas se desarrollaron por vez primera en las márgenes de grandes ríos y en los fértiles suelos de sus planicies de inundación. Hasta el día de hoy, estos ecosistemas producen numerosos beneficios para las personas ya que además de poseer suelos fértiles para la agricultura, proveen alimento en la forma de peces y otros animales. Además, los humedales tienen otras funciones vitales pero quizá menos visibles ya que producen oxígeno, almacenan carbono y retienen nutrientes como el fósforo y el nitrógeno, evitando que lleguen a los cursos de agua y afecten su calidad.

A pesar de que nuestras sociedades reciben de parte de los humedales beneficios tales como el suministro de agua dulce, mitigación del cambio climático, control de crecidas e inundación, durante mucho tiempo fueron vistos como tierras improductivas y se las drenaba para el desarrollo (fundamentalmente) de la agricultura. Hoy en día, y habiéndose perdido hasta un 70% de la superficie de humedales a nivel mundial en el siglo XX, las acciones de conservación de estos ecosistemas son fundamentales y han justificado iniciativas tanto a nivel mundial como a nivel nacional.

Entre las iniciativas mundiales, se destaca la Convención Ramsar sobre Humedales de Importancia Internacional. Este acuerdo intergubernamental tiene como misión “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo”.

Por otro lado, la Estrategia Nacional de Biodiversidad 2016 – 2020 identifica a los humedales como ecosistemas prioritarios para la conservación, establece metas relacionadas con el diseño de incentivos económicos para su conservación, con el conocimiento de su estado de conservación a nivel nacional, con la reducción de su degradación y fragmentación, y con acciones de restauración en sitios a identificar. En particular, una de las medidas comprometidas para conocer el estado de conservación era elaborar un Inventario Nacional de Humedales (INH), cuestión que finalmente se logró en 2016 mediante un convenio entre la DINAMA y el Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales de la Facultad de Ciencias.

En nuestro país los humedales ocupan, según el INH, unos 2 millones de hectáreas lo que significa aproximadamente un 12% de la superficie del territorio nacional. Además del área estuarina, los humedales más representativos son los asociados a sistemas fluviales (como los humedales boscosos de agua dulce) y palustres (como pantanos y esteros), seguidos por los artificiales (modificados para la producción) y lacustres. Muchos de estos ecosistemas están representados en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP), en sitios como los Humedales del Santa Lucía, los Esteros de Farrapos o la Laguna de Rocha. Los humedales en estos sitios son protegidos mediante la elaboración de planes de manejo en donde se estipula qué actividades se pueden llevar a cabo y en qué condiciones de manera de garantizar la conservación de la estructura y funcionamiento de estos ecosistemas.

Viernes, 01 Febrero 2019 10:52