fbpx

Uruguay presentó Estudio Poblacional en la COP 3 del Convenio de Minamata sobre Mercurio

COP 23 COP 23

A partir del 2020, la fabricación, importación y exportación de productos con mercurio añadido estará regulada, de acuerdo a especificaciones establecidas en el Convenio de Minamata; y en algunos casos se estable su prohibición (termómetros con mercurio, esfigmomanómetros, lámparas de alta descarga con vapor de mercurio).

La tercera reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Minamata sobre el Mercurio se celebró del 25 al 29 de noviembre de 2019, en Ginebra, Suiza, y las Partes acordaron un marco para monitorear la efectividad del Convenio a fin de fortalecer su implementación.

Como en cada instancia de este acuerdo internacional, Uruguay estuvo presente. En esta oportunidad con un espacio destacado de presentación del Estudio Poblacional de Nivel Medio de Mercurio en Mujeres Embarazadas y Recién Nacidos (ME&RN) 2016-2018, dando cuenta que el avance a nivel nacional además de incluir aspectos de gestión, también incluye aspectos de conocimiento, que son base para la generación de políticas de prevención del riesgo.

La presentación del Estudio Poblacional en la COP 3 estuvo a cargo de la profesional responsable por Dinama, Judith Torres, referente del Proyecto de Gestión Ambientalmente adecuada del Mercurio y sus Desechos, que involucra a instituciones del Estado vinculadas al ambiente y la salud (CIAT junto a ASSE y el Polo Tecnológico de Pando).

El Estudio Poblacional permite a Uruguay generar una base de conocimiento respecto a la presencia de mercurio en la población más vulnerable a sus efectos: mujeres embarazadas y recién nacidos, con más de 1200 muestras recibidas de matrices biológicas, que corresponden a más de 740 sujetos.

Tuvo varias complejidades, partiendo de su diseño para que la muestra fuese representativa en un estudio de alcance nacional, hasta su implementación que implicó un cuidado particular por parte de los técnicos y profesionales de salud involucrados, tanto desde el punto de vista ético como motivacional para lograr el interés y consentimiento de las mujeres que decidieron ser parte.

En su diseño colaboró el Área de Investigación del Hospital de Clínicas de la Universidad de la República (UdelaR) y las cátedras de Métodos Cuantitativos y Toxicología de Facultad de Medicina.

La Dra. Amalia Laborde, directora del Departamento de Toxicología, consultada a propósito de los resultados, señaló que “este estudio nos permite saber cuál es la situación de Uruguay y los resultados analizados muestran valores muy bajos en comparación con las referencias internacionales. (…) La situación es bastante ventajosa en relación a países que tienen mayor nivel de contaminación por emisiones propias (como en minería) o en relación a aquellos países que dependen de una alimentación con peces de alto porte que presentan mayores niveles de contaminación por mercurio”.

Al igual que en el resto del mundo, también se identifica una relación significativa entre el nivel de mercurio y la cantidad de carne de pescado que se come. “Si bien los niveles son muy, muy bajos, el dato estadístico muestra que la contaminación está proviniendo de dicha fuente. Y ahí está el Convenio de Minamata como instrumento global para abordar este problema global”, agregó la Dra. Laborde.

El mercurio es uno de los contaminantes de mayor interés para la salud pública en el mundo, así definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los países no escapan a las consecuencias de este contaminante global, simplemente se acercan o se alejan de este problema de acuerdo a su situación nacional. Hoy Uruguay dispone de un mayor conocimiento respecto a cómo está posicionada su población en relación a este contaminante global.

Lunes, 09 Diciembre 2019 10:26