fbpx

Jornada: Cultivos de Servicio y Rolado

Las malezas son la limitante biológica más importante de la productividad de los cultivos. La agricultura se ha intensificado, y las labores de cosecha, siembra y aplicaciones con plaguicidas son tareas cotidianas.

La expansión del área agrícola en el país y la adopción en el uso de variedades OMG, han llevado a la simplificación en el manejo del enmalezamiento. El uso de herbicidas para el control de malezas, por muchos años resultó en una solución práctica y económica que resolvía casi todas situaciones o desafíos productivos que los productores y técnicos enfrentaban.

Hoy esta realidad ha cambiado, y son necesarias mezclas de varios principios activos a altas dosis para ser efectivos en los controles.

Estas mezclas de herbicidas, muchas veces acarrean problemas productivos y ambientales como; daños sobre el propio cultivo que intenta proteger -fitotoxicidad directa-, la imposibilidad de sembrar ciertas especies sensibles - efecto de persistencia o apilamiento de p.a. en suelo- que muchas veces superan la capacidad de detoxificación de estas plantas y la presencia de estos en matrices ambientales y biológica.

Dentro del manejo integrado de malezas, la utilización del control cultural y mecánico, suman opciones de alto impacto para la supresión de malezas, entre otras ventajas que contribuyen a la sostenibilidad de los sistemas de producción agrícola.

Los buenos antecedentes internacionales, impulsaron el desarrollo y estudio de éstas alternativas de manejo a nivel nacional, que permiten disminuir el uso de herbicidas de manera significativa (hasta un 70%), sin perjuicio de aumentar los costos de producción (ahorros de hasta 40 USD/ha) y la productividad de los cultivos.

Galería de imágenes