Plan Nacional de Aguas

El Plan Nacional de Aguas, es un instrumento técnico político para la planificación y gestión de las aguas considerando los diversos usos del recurso. Fue aprobado por decreto del Poder Ejecutivo 205/017 del 31 de julio de 2017. A partir de su aprobación, Uruguay cuenta por primera vez con un Plan Nacional de Aguas, tal como lo estableció la Ley de Política Nacional de Aguas de 2009 (Ley N° 18.610).

El plan se ordena en torno a tres grandes objetivos: el agua para un desarrollo sostenible, el acceso al agua y el saneamiento como derecho humano, y la gestión del riesgo de inundaciones y sequías. Contiene un diagnóstico completo de la situación de los recursos hídricos, posibles escenarios a futuro, identificación de los aspectos críticos y líneas de acción que orientan 10 programas y 30 proyectos.

Proceso de elaboración, discusión y aprobación

En 2010 se inició el proceso de construcción del primer Plan Nacional de Aguas, como instrumento de la Política de Aguas aprobada. El proceso implicó una fuerte apuesta a la consideración de todas las perspectivas, inquietudes y propuestas que surgen desde los distintos sectores de la sociedad en relación a la gestión de los recursos hídricos y sus posibles impactos, así como un esfuerzo por establecer e integrar compromisos y acciones de los distintos actores de la sociedad en relación a la gestión de las aguas.

La Dirección Nacional de Aguas, desarrolló un largo proceso de recopilación, análisis y generación de información necesaria para la construcción del Plan. Para ello contó con el apoyo de sus técnicos y de múltiples organismos, desde las comisiones de cuenca y los consejos regionales a la cooperación internacional que facilitó la contratación de una consultoría internacional. Consultores individuales aportaron su visión y ayudaron a sistematizar la información existente aportada por distintas instituciones y por la academia, y a generar nueva información necesaria como la elaboración del balance hídrico de las distintas cuencas y la inclusión del componente de variabilidad y cambio climático en el Plan.

Una serie de instancias de intercambio y discusión permitieron integrar los aportes de la Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial, de la Dirección de Medio Ambiente y de la Dirección de Aguas conformando una mirada integrada desde las diferentes áreas del Mvotma. En forma complementaria, instancias de intercambio específicas con los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesa (MGAP), Industria, Energía y Minería (MIEM) y la empresa Obras Sanitarias del Estado (OSE) fueron la base para la integración de los aportes de los actores estatales que tienen competencias directas en la formulación de políticas que impactan en las aguas. A través de los Consejos Regionales de Recursos Hídricos y de las Comisiones de Cuencas y Acuíferos, se incorporaron los aportes de otros actores del gobierno, de los usuarios del agua y de la sociedad civil.

Como resultado de un largo proceso de construcción que involucró a organismos estatales, técnicos, academia y sociedad civil, en julio de 2016 se presentó el documento de trabajo denominado “PLAN NACIONAL DE AGUAS. Propuesta” y una versión síntesis.

A partir de la presentación de este primer documento de trabajo, entre julio 2016 y marzo de 2017, se llevó a cabo un proceso de divulgación y discusión del plan en los ámbitos formales existentes con competencias específicas en la planificación de los recursos hídricos: Comisión Asesora de Agua y Saneamiento (COASAS), Consejos Regionales de Recursos Hídricos y Comisiones de Cuencas y Acuíferos. En forma paralela y complementaria se desarrollaron diversos mecanismos de consulta y divulgación orientados a la puesta en consideración del plan por parte de la ciudadanía.

El proceso de consulta a la ciudadanía realizado entre julio y diciembre de 2017 involucró las siguientes líneas de trabajo:

  • Reuniones de los ámbitos formales de participación (Consejos Regionales de Recursos Hídricos, Comisiones de Cuenca, Comisión Asesora de Agua y Saneamiento).
  • Jornadas de participación abiertas a toda la ciudadanía en distintos puntos del país.
  • Panel Ciudadano “Deciagua” (Mecanismo de deliberación ciudadana realizado en convenio con un equipo multidisciplinario de la Universidad de la República).
  • Presentación y discusión en actividades y congresos organizados por distintas instituciones.
  • Relevamiento de comentarios y aportes de todos los organismos del Estado a través de oficios.
  • Reuniones de intercambio con diversos organismos e instituciones.
  • Recepción de aportes a través de correo electrónico abierto a toda la ciudadanía.

Entre julio y diciembre de 2016, se realizaron más de 30 actividades en todo el territorio nacional que involucraron actores gubernamentales, parlamentarios, gobiernos departamentales, academia, organizaciones sociales, sindicales y gremiales, medios de comunicación y ciudadanía en general.

Una vez finalizadas estas instancias de divulgación y discusión de la propuesta, en el primer semestre de 2017, la Dirección Nacional de Aguas integró en una versión final los aportes y ajustes al Plan Nacional de Aguas surgidos del proceso de discusión.

En marzo de 2017, el Mvotma presentó el documento en la Coasas (Comisión Asesora de Agua y Saneamiento) y el 22 de marzo, en el marco del Día Mundial del Agua, fue elevado al Poder Ejecutivo a través del Gabinete Ambiental para su consideración y aprobación, a efectos de tomar definición de compromisos y acciones para la implementación por parte de cada organismo.

El 31 de julio de 2017, el Poder Ejecutivo aprobó por decreto el Plan Nacional de Aguas.

A continuación se pueden descargar: la versión digital de la publicación del Plan Nacional de Aguas y del decreto 205/2017.