fbpx

Ambiente sin energía es una fotografía: La mirada ambiental en la Política Energética de Uruguay

La Política Energética Uruguay 2030 integra a las dimensiones económica y tecnológica, la dimensión geopolítica, social, cultural y fundamentalmente la ambiental.

Es en este marco, que la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) viene trabajando de manera articulada con la Dirección Nacional de Energía (DNE), en una Política de Estado que prioriza la gestión ambiental en un contexto de desarrollo productivo. Y que según señala Jorge Rucks, Director Nacional de Medio Ambiente, está siendo un ejemplo en la región, “uniendo los aspectos ambientales con los energéticos, entendemos que estamos dando un fuerte impulso a ese enfoque del desarrollo sostenible que implica tener en cuenta el desarrollo económico, el social y el ambiental”

El pasado 8 de abril, se presentó el informe: “Medio Ambiente y Energía en Uruguay: aspectos de la temática energética desde una visión ambiental”, realizado por la Quím. Beatriz Olivet a pedido de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

La publicación centra el análisis en los aspectos ambientales de la estrategia energética desarrollada por Uruguay en las distintas fases del ciclo, desde la generación hasta la utilización de la energía. Pretende dar cuenta y analizar los diferentes impactos –positivos y negativos- y riesgos ambientales que deben ser gestionados en el marco de esta Política Energética Nacional 2030.

En esta línea de análisis, recoge el trabajo integrado que nuestro país viene desarrollando en materia de ambiente y energía, las acciones llevadas adelante y los retos, sobre la base de una política que promueve la eficiencia y las energías renovables.

La especialista brinda elementos e información que permiten enriquecer el análisis y el debate, en ámbitos académicos y de la sociedad civil, a través de un informe riguroso pero a su vez asequible para un público no especializado en la temática.

Tanto desde la DINAMA, como desde la DNE, se destacó el compromiso y la responsabilidad con la que sus instituciones vienen trabajando conjuntamente la temática, considerando y abordando entre otras cosas, el impacto local y concreto que esta política puede generar. Y coincidieron en la relevancia de esta visión y abordaje integral entre ambiente y energía.

“Ambiente sin energía es una fotografía”, escribe Jorge Rucks en su prólogo de esta publicación. Y agrega, “la semilla que germina, el aire que se mueve, el agua que corre, el niño que crece, el bosque que fructifica, la sociedad que se transforma encierran lo esencial de esta relación sistémica y dinámica entre ambiente y energía”.

Las consideraciones ambientales han estado presentes en todas las decisiones energéticas adoptadas, según señala Ramón Méndez, Director de la DNE. En lo que refiere a la reducción de los impactos ambientales asociados a la energía, cuentan, tanto los compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero como la necesaria reducción de emisiones gaseosas, líquidas y de residuos sólidos.

Una apuesta central en este escenario de aumento del consumo energético sostenido, es el inicio y la promoción de una transformación cultural  que contemple la eficiencia energética y el consumo responsable como aspectos cruciales.

El informe de esta consultoría, a propuesta de la AECID, se enmarca en los acuerdos de cooperación entre España y Uruguay (2011-2014), que definen a medio ambiente y cambio climático, como sectores prioritarios a trabajar.

Beatriz Olivet aborda aspectos que hacen a la situación nacional de nuestro país en materia energética, al cambio climático, las emisiones atmosféricas y la calidad de aire, los ejes de la oferta y la demanda de energía, el territorio y ampliación de la cobertura eléctrica culminando con el marco legal ambiental.

ver informe aqui

Martes, 08 Abril 2014 20:33