fbpx

Taller regional de mercurio

Taller regional de mercurio Taller regional de mercurio

Uruguay recibió a representantes de 15 países, en el marco de un taller que tuvo como propósito mejorar las capacidades en la gestión ambientalmente racional de los desechos con mercurio. Así la región continúa intercambiando experiencias, saberes y ocupándose del tema.

Los asistentes participaron activamente durante los tres días -noviembre de 2015- en los que transcurrió la capacitación. Debatieron sobre prevención en desechos de mercurio, etiquetado, almacenamiento temporal, recuperación, disposición final y organización de los movimientos transfronterizos de estos desechos.

También recibieron capacitación en temas de biomonitoreo ambiental, sitios contaminados, evaluación y comunicación de riesgos. Se visitó el Laboratorio Ambiental de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), y el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), para observar cómo se realizan los análisis de muestras con mercurio y el funcionamiento de los equipos utilizados.

Además se intercambió información sobre las sinergias con la Convención de Minamata y se discutieron las obligaciones de comunicación en virtud de los convenios de Basilea y Rotterdam.

En el Convenio de Basilea, el mercurio elemental y los desechos que contienen mercurio se clasifican como residuos peligrosos. La manipulación inadecuada, la recolección, el transporte o el uso de algunas tecnologías de eliminación de estos desechos, pueden dar lugar a emisiones o liberaciones de mercurio, pudiendo afectar la salud humana y el ambiente.

En el marco del Convenio de Basilea han sido desarrolladas Directrices Técnicas para el manejo ambientalmente racional de los desechos que caen bajo su ámbito de aplicación. Las mismas proporcionan la base sobre la cual los países pueden gestionar los desechos a un nivel no menor que lo requerido en el mencionado Convenio.

La Convención define a la "gestión ambientalmente racional" de los desechos sometidos a su control, como la toma de medidas posibles para asegurar que estos desechos se gestionen de una manera que proteja la salud humana y el ambiente, contra los efectos nocivos que puedan derivarse de ellos.

La creciente tendencia mundial hacia la eliminación gradual de los productos y procesos que utilizan mercurio añadido resultará en la generación de un exceso de mercurio, si los suministros se mantienen en el nivel actual. Por lo tanto, garantizar una gestión ambientalmente racional de sus desechos será un tema crítico para la mayoría de los países.

Con este fin, el Convenio de Minamata sobre el Mercurio, que es un tratado mundial para proteger la salud humana y el ambiente de los efectos adversos de dicho metal, fue firmado en 2013 y a la fecha no ha entrado en vigor.

El taller denominado “Mejora de las Capacidades de los Países en la Gestión Ambientalmente Racional de los Desechos de Mercurio en el Marco del Convenio de Basilea” ¬, fue organizado en estrecha cooperación entre la Secretaría Conjunta de los Convenios de Basilea, Rotterdam y Estocolmo y el Centro Coordinador del Convenio de Basilea, Centro Regional del Convenio Estocolmo, para América Latina y el Caribe con sede en Montevideo, Uruguay. Y contó con el financiamiento de la Unión Europea.

Entre las devoluciones realizadas por parte de los asistentes, se destacó la importancia de poder realizar ejercicios prácticos de aplicación directa del Convenio de Basilea; y el intercambio de experiencias a nivel regional, información fundamental para planificar acciones futuras en cada país.

Jueves, 03 Marzo 2016 11:23