fbpx

La esperanza se hizo realidad para familias de Carrasco Norte

La esperanza se hizo realidad para familias de Carrasco Norte La esperanza se hizo realidad para familias de Carrasco Norte

Este jueves, 36 familias del barrio Asociación Civil Esperanza en Montevideo, recibieron la llave de su nuevo hogar.

Las viviendas son parte de un proyecto de regularización del barrio que lleva a cabo el Mvotma a través del Programa de Mejoramiento de Barrios (PMB), en conjunto con la Intendencia de Montevideo.
El asentamiento Asociación Civil Esperanza se ubica en el barrio Carrasco Norte, en la zona este del departamento de Montevideo. Sus límites están determinados por las calles Avenir Rosell, Acosta y Lara, Gral. Nariño y costanera del Arroyo Carrasco al norte.

El barrio está conformado por 294 hogares con un total de 1.050 personas.

Carmen Beltrán, Graciela Cabrera y Graciela Silva, quienes abrieron la celebración, trabajan en la Comisión del barrio Asociación Civil Esperanza.

Para ellas este proceso fue un “Cambio total para el barrio. Significa muchos logros, expectativas, confort y bienestar, es la oportunidad de tener nuestra casa. Un lugar digno para nuestros hijos. Una mejora en la calidad de vida, un cambio total. Disfruten de esta nueva etapa del barrio” “Este es solo el comienzo, queda un largo camino por recorrer y seguir creciendo como vecinos. Gracias a todos los que hicieron posible de esta esperanza una realidad”

El realojo comprende la construcción de 137 viviendas nuevas y dos realojos fuera del barrio, en la modalidad de compra de vivienda usada en convenio con Agencia Nacional de Vivienda (ANV).
Tanto la Ministra Eneida de León como el Intendente Daniel Martíez hicieron hincapié en la importancia de la organización de la gente que implica formar una red solidaria para lograr una mejor calidad de vida. El techo y mejorar el barrio y los espacios públicos son un derecho, pero además toda la sociedad debe trabajar en la convivencia y la solidaridad, tener la capacidad de trabajar juntos y de sumar esfuerzos.

El proyecto de regularización apunta a la inserción urbana y social, e incluye soluciones que permiten mejorar los servicios de infraestructura y el equipamiento barrial. Las condiciones de hacinamiento habitacional existente han determinado la ejecución de un importante número de realojos en el entorno inmediato.

María Luisa Fernández, junto a su esposo y su hijo Matías fue una de las vecinas que estrenará su casa hoy. Hace 14 años que vive con su familia en el barrio. Hasta ahora, vivía en un lugar que se inundaba recurrentemente. “Todo cambia, adiós a las inundaciones”, decía.

El proyecto mejora la calidad de vida de las familias, promoviendo la integración física y social a su entorno urbano. El trabajo incluyó obras de infraestructura tales como redes de agua potable; saneamiento; redes de alcantarillado, conexiones domiciliarias, drenaje pluvial, vialidad, redes de electricidad, alumbrado público, acondicionamiento del espacio público, equipamiento social (salón comunal y consultorio médico); construcción de soluciones habitacionales en el área del asentamiento para familias reasentadas en el marco de la regularización y canastas de materiales para mejora de viviendas que permanecen.

Durante la construcción de las nuevas viviendas se mantuvieron distintos espacios de participación en el barrio, funcionó la Comisión de Seguimiento de Obra, el trabajo del equipo técnico con la Comision Vecinal y se desarrollaron instancias que contribuyen al involucramiento de los vecinos con el proceso de regularización.

A fines del 2015 se inició un ciclo de talleres con las familias que serían realojadas, En estos espacios se trabajan aspectos vinculados a la convivencia, los derechos y las obligaciones respecto a la vivienda; se incluyen también recorridos por la obra, con charlas que se enfocan en el conocimiento, el cuidado y su mantenimiento de la vivienda.

Jueves, 17 Marzo 2016 14:42