fbpx

Restauración costera y adaptación al cambio climático en Jaureguiberry

Jaureguiberry Jaureguiberry

Otra jornada de restauración costera con participación de vecinos, guardavidas, voluntarios de Mides y técnicos del Mvotma, se realizó el pasado sábado 31 de agosto en Jaureguiberry, departamento de Canelones.

Cerca de 40 participantes instalaron una nueva cerca captora de arena de 350 m. de extensión, para aportar a la regeneración de dunas.

Desde el Mvotma se viene trabajando en distintas acciones de restauración costera, en articulación con diferentes instituciones, organizaciones y comunidad local. Entre ellas: diseño de drenajes urbanos, creación e instalación de cercas captoras de arena, plantación de vegetación costera, poda y el raleo de vegetación exótica invasora —que se utiliza para elaborar las cercas—.

La jornada del sábado 31 en Jaureguiberry, es parte de un proceso de trabajo que se viene desarrollando desde el año 2015, con el aporte de con la Intendencia de Canelones, el municipio, guardavidas de la zona, la Liga de Fomento y vecinos.

En Mvotma son varias las direcciones involucradas: Cambio Climático, Ordenamiento Territorial, Agua y Medio Ambiente. Carolina Segura, técnica del Departamento de Gestión Costera y Marina de Dinama señaló que “a partir del corrimiento de la desembocadura del arroyo Solís Grande empezó un proceso erosivo en este margen y empezamos a trabajar con varias acciones, en las dos cabeceras, tanto en el balneario Solís como en Jaureguiberry, en un trabajo conjunto que apuesta a la restauración costera y la elaboración de estas cercas es uno de sus componentes”.

Para el desarrollo de las acciones mencionadas es fundamental la participación local, así como el aporte de los voluntarios que suman mano de obra y conciencia ambiental para que la restauración costera sea posible y se sostenga en el tiempo.

Marcos Montico es voluntario del departamento de Canelones (Montes de Solymar), estudiante de Comunicación, destaca “la solidaridad como una forma de llevar la vida en sociedad de forma beneficiosa para todos, los seres humanos y también en nuestro vínculo con el ambiente, con nuestro planeta (…) Apuesto por un mundo mejor y no voy a esperar que el otro haga para hacer”.

Silvia Tagliamonte es otra de las voluntarias que participó, vive en Solymar y actualmente es jubilada del área de la salud, “ahora que tengo más tiempo quiero ayudar al medio ambiente de la manera que puedo, colaborando con la regeneración de dunas pero también en casa clasificando los residuos”. Su percepción es que hay en la sociedad una mayor conciencia ambiental “se ve en los residuos, en la disminución del uso de bolsas de nylon, por eso está bueno que este tipo de acciones se difundan para que la gente se siga entusiasmando, participe, se anime”.

Voluntarios del Programa de Mides ya habían participado de una actividad de restauración en el balneario, en el año 2017, en jornadas en las que se llegaron a instalar más de 1.000 metros de cercas que permitieron captar en el entorno de los 3.000 m3 de arena.

Rafael Muñiz, integrante de la Liga de Fomento de Jaureguiberry, agradeció la participación de decenas de voluntarios. Respecto a la evaluación de estas acciones señaló “al principio teníamos nuestras dudas, si poniendo ramas íbamos a lograr regenerar una duna, pero hoy la imagen en la foto y el seguimiento que hacemos da cuenta de esos avances (…) Y así se van recomponiendo de a poco esas dunas que hace unos cuantos años había en esta zona y que alcanzaban los 15 metros de altura. Ahora estamos ayudando a la naturaleza a que se recompongan nuevamente”.

En esta nueva jornada se reforzó el trabajo con una tercera línea de cercas. Se trata de una tecnología de muy bajo costo y de alto rendimiento, lo que se constata en las distintas experiencias realizadas. Todas estas acciones potencian el perfil de playa y la tornan saludable.

Por su parte los guardavidas juegan un rol también central, hacen un trabajo sostenido que incluye, además de la elaboración de cercas, talleres en escuelas de la costa sobre: concientización ambiental y del ecosistema costero, reconocimiento de la flora nativa y exótica, generación de plantines, viveros nativos y gestión de riesgos.

Vania Gomensoro, guardavidas de la Brigada de Canelones, señaló que “con este tipo de trabajos costeros estamos aportando nuestro granito de arena para cuidar lo que tenemos. De a poco la gente se va integrando, va conociendo de qué se trata y el para qué se hacen estas cercas”.

El monitoreo y seguimiento es parte del trabajo, Carolina Segura señala que desde Mvotma se “realiza la medición de perfiles de playa en varios puntos de toda la costa y el relevamiento topográfico, es decir de la altura que tiene la superficie a recuperar, eso nos da un indicio de cuánto volumen de arena se capta”.

Vaña Gomensoro apuntó que “a partir de un análisis, de las mediciones del perfil de playa, en el trabajo junto a Dinama se constató el crecimiento de las dunas, lo que demuestra que estas intervenciones son positivas, y por ello hoy se replican en distintas zonas de la costa”. 

Martes, 03 Septiembre 2019 09:42

Galería de imágenes